¡Haga esto al menos una vez a la semana y su rostro se verá 10 años más joven!

Nunca adivinarás el secreto de por qué las mujeres japonesas son las mujeres más jóvenes y hermosas del mundo.

paisaje-1457045540-cat-1

Hay un cierto elixir que hace que sus rostros parezcan tan jóvenes y sin arrugas. Este ingrediente secreto es responsable de la piel asiática radiante, más que de sus genes. Continúe leyendo este artículo y descubra este increíble ingrediente que lo ayudará a lucir más joven sin tener que volver a gastar mucho dinero en tratamientos costosos.

Las geishas han utilizado tradicionalmente el agua de arroz para suavizar la piel y el cabello al bañarse en ella. El arroz tiene el poder de hacer que la piel luzca radiante como resultado de sus potentes nutrientes y propiedades para mejorar la piel. Debido a que es un poderoso antioxidante y emoliente, tiene la capacidad de prevenir el daño de los rayos UV y también nutre la piel y reduce las arrugas. Así es como puede usar agua de arroz en su piel:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de miel orgánica
  • 2-3 cucharadas de arroz

Preparación:

Ponga agua en una olla y luego agregue el arroz. Cocine el arroz a fuego medio y luego retire la olla del fuego cuando el arroz esté hervido. Cuela la mezcla y mantén el agua del arroz. Después de eso, lava el arroz con agua, mézclalo con la leche y agrega la miel a la mezcla. Debes revolver hasta obtener una consistencia espesa. Una vez preparada la mezcla, aplícala en tu rostro y déjala por 30-60 minutos, luego enjuaga con el agua de arroz.

Puede guardar el agua de arroz en el refrigerador hasta por 4 días, pero también puede congelarla en moldes de cubitos de hielo y masajear su cara con ellos.

Esta mujer tiene 50 años pero aparenta 20 menos. Te contamos cuál es su método

Al margen de la influencia de la genética y el estilo de vida, existen algunos sencillos hábitos que pueden ayudarnos a mantenernos jóvenes durante más tiempo

El secreto de la eterna juventud trae de cabeza a cientos de miles de personas y, cómo no, a la comunidad científica. Dar con la clave para retrasar los efectos físicos del proceso natural de envejecimiento sin intervención de fármacos o tratamientos artificiales es una auténtica comedura de cabeza para los expertos en belleza, alimentación y salud, en general.

Más aún cuando se hacen públicas las historias de personas que teniendo más de 50 años aparentan no haber sobrepasado la treintena. ¿Cómo lo harán?, se preguntan extrañados el resto de mortales arrugados, canosos y cada vez más envejecidos. Está claro que los condicionantes genéticos y los factores medioambientales y sociológicos tienen una importante influencia en nuestro aspecto y la posibilidad de desarrollar o no determinadas enfermedades, pero algunos pequeños trucos pueden ayudarnos a mantenernos jóvenes durante más tiempo, siempre que los sigamos a rajatabla. Estos son algunos de los que realiza Geneieve Nikolopulos, y cuando conozcas su verdadera edad te vas a quedar boquiabierto.

Trabajar fuera de casa

Actualmente directora de una empresa internacional de Relaciones Públicas, Nikolopulos vive en el norte de Londres con su marido Thomas y su hijo Daniel. Pero ni el trabajo ni las responsabilidades familiares se interponen en sus hábitos diarios para mantenerse en forma que, claramente, le funcionan a la perfección. Aquí donde la vemos, la ejecutiva tiene nada más y nada menos que 53 años. ¿Cómo? Buenas noticias: ha decidido compartir todos sus secretos para la eterna juventud en el rotativo británico ‘The Daily Mail’.

Precisamente el trabajo es uno de los puntos fuertes de su rutina. Nikolopulos acude a su oficina caminando, trata de dar largos paseos todos los días y realiza alguna que otra sesión de entrenamiento en el gimnasio ya que, asegura, hacer ejercicio es de vital importancia para mantener cuerpo y mente jóvenes llegados a los treinta y en adelante.

Si hay algo que ayuda a retrasar el reloj del envejecimiento, eso es el sueño. Es fundamental dormir ocho horas cada noche

“Es una de las pautas básicas que pueden ayudarnos a mantenernos jóvenes. A través de la sudoración nos limpiamos y eliminamos toxinas, conseguimos que la circulación sanguínea fluya con normalidad y damos una buena dosis de oxígeno a nuestra cara, haciendo que nos veamos más saludables y juveniles”, explica la madre de familia, quien recomienda practicar deportes como ‘spinning’ mejor que correr para tensionar menos nuestras rodillas, que a los 50 no son las mismas que teníamos veinte años antes.

Alimentos que envejecen no, gracias

“Me di por vencida con el azúcar refinado cuando tenía 30 años y estoy segura de que esa decisión ha tenido un efecto antienvejecimiento profundo en mi piel”, sentencia Nikolopulos. Y no le falta razón, los alimentos altos en azúcares no naturales contribuyen a tener un contorno de ojos hinchado, manchas en la piel y pérdida de colágeno. Nadie dice que abandones el dulce, simplemente busca un sustituto natural como el que encontrarás en las frutas, ingrediente ideal para darle un sabor azucarado a tus desayunos, ensaladas y meriendas sin engordar ni envejecer.

El pelo también envejece

Aunque muchas personas lo desconozcan, a medida que envejecemos, nuestro cabello comienza a adelgazar y pierde volumen y fuerza. Sí, lo que nos cuentan en los anuncios televisivos de cosmética para el pelo no es mentira: pierde color y se rompe con facilidad. Nikolopulos recomienda aplicarnos una mascarilla reparadora una vez a la semana para fomentar el crecimiento natural y mantener el cabello húmedo y nutrido, especialmente cuando usamos a menudo productos para teñir y cubrir las canas.

Recomienda practicar deportes como ‘spinning’ mejor que correr para tensionar menos nuestras rodillas, que a los 50 no son las mismas que a los 20

Que los calvos no se desesperen que también tiene trucos para cuidar nuestra imagen juvenil que bajan del cuero cabelludo: depilarnos en contorno de las cejas pero manteniéndolas lo más pobladas posibles, de ser demasiado finas harían que aparentásemos más edad. En el caso de los varones, no descartar deshacerse de esos pequeños pero visibles pelillos que asoman por sus orejas. Un sencillo y poco doloroso cambio que puede quitaros unos cuantos años de encima.

Una piel tersa y sin arrugas

“A medida que he ido envejeciendo, mi piel se ha vuelto mucho más seca, lo que puede acabar en un buen puñado de arrugas”, recuerda. Olvídate del ‘yo no necesito cremas’, utilizar cremas hidratantes nocturnas con bases de aceites naturales o sueros con ácido hialurónico acabarán con la deshidratación de la piel propia de tus años.

Dormir siempre ocho horas

“Si hay algo que ayuda a retrasar el reloj del envejecimiento, eso es el sueño. Necesito ocho horas por la noche. Si no lo consigo realmente se nota en mi cara”, asegura Nikolopulos, quien recomienda algunos trucos para dormir –como darse un baño caliente o tomar una infusión– para conseguir conciliar el sueño al momento y mantener el rostro joven y radiante, como si tuviésemos treinta y poco años.

Te recomendamos este video:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!